Alimentación Saludable
septiembre 8, 2017

Síndrome de Intestino Irritable ¿ Es una enfermedad Infecciosa?

Autor: Dr. Benedicto Velasco Sepúlveda
Fecha de publicación: jueves 20 agosto 2015
Tema: Enfermedades gastrointestinales

 

¿Qué es el Síndrome de Intestino Irritable?

El síndrome de intestino irritable (SII) es una condición crónica que compromete la calidad de vida y disminuye la productividad laboral de los pacientes. Es la enfermedad gastrointestinal más frecuentemente diagnosticada y se caracteriza por la presencia de distensión, flatulencia y dolor abdominal que mejora con la deposición asociados a alteración del hábito intestinal está dada por diarrea, estreñimiento o alternancia entre estos dos.

La prevalencia de SII varia entre 7 y 25% de la población general, es mas frecuente en las mujeres, la prevalencia más alta está en Suramérica (25%), la más baja en el sureste asiático (7%), en los estados unidos es del 12 %. No existen datos de su prevalencia en Colombia.

El SII se diagnostica por la presencia de una serie de síntomas característicos, a la vez que se excluye la presencia de una enfermedad orgánica.

¿ Cuál es su causa ?

No se conoce la causa del SII, tradicionalmente su origen se ha relacionado con alteraciones en la motilidad intestinal, alteraciones en la sensibilidad visceral, alteraciones en la interacción cerebro intestino y estrés psicológico. Recientemente se han identificado, además, alteraciones en la inmunidad intestinal, aumento de la permeabilidad intestinal y en la microflora intestinal.

El SII pos infeccioso es un nuevo concepto en el cual los síntomas se desarrollan después de una infección gastrointestinal severa de origen bacteriano, parasitario o incluso viral, los factores genéticos, inmunológicos, ambientales o de la flora intestinal pudieran ser los responsables del desarrollo de síntomas crónicos del SII en estos pacientes.

Los estudios iniciales sobre la causa del SII se enfocaron sobre el aumento de la sensibilidad visceral de los pacientes con la enfermedad, es decir que, los enfermos, sienten como doloroso un estímulo que para una persona normal no lo es, estudios posteriores demostraron que los pacientes con SII si tienen más distensión abdominal   y producen mayores cantidades de gas intestinal que las personas que no lo padecen.

Una vez demostrado que los pacientes con SII tienen más distensión abdominal y que esta es causada por la mayor cantidad de gas intestinal, el paso siguiente es buscar el origen de ese aumento en la producción de gas. Un grupo de investigadores en los Estados Unidos llegó a la conclusión que la principal causa del exceso de gas intestinal es el aumento de bacterias en el intestino delgado, lo que actualmente se llama sobre crecimiento bacteriano. Esta teoría ha sido confirmada en estudios en los cuales pacientes con SII y personas sin la patología son sometidos a estudios de test de aliento donde se demuestra que los pacientes con SII tienen aumento del número de bacterias en el intestino delgado.

Tratamiento

 

El tratamiento con antibióticos normalizó la población bacteriana intestinal, y esto a su vez se tradujó en una mejoría de los síntomas del SII en un porcentaje importante de pacientes. ¿Si el crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado es la causa de los síntomas en el síndrome de intestino irritable, cual es la causa de ese sobre crecimiento bacteriano?

Las principales líneas de defensa contra el crecimiento de bacterias en el intestino delgado son: el ácido gástrico que evita la llegada de bacterias al intestino delgado, la válvula ileocecal que evita el paso de bacterias del colon al intestino delgado, y la más importante, la perístasis intestinal (motilidad intestinal) que se encarga de mantener el intestino delgado libre de residuos con sus ondas de movimiento que empujan los desechos hacia el colon. Resultados de estudios americanos han demostrado que ciertas toxinas bacterianas, originadas en procesos de intoxicación alimentaria y diarrea aguda, producen alteración de la motilidad intestinal lo cual conduce estasis del contenido intestinal facilitando el crecimiento excesivo de bacterias.

El tratamiento adecuado de la diarrea aguda, diarrea del viajero y los episodios de intoxicación alimentaria sería una manera de prevenir el desarrollo de SII pos infeccioso.  Los antibióticos están indicados en el tratamiento de los pacientes con SII en los que se demuestre crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado, la rifaximina y la neomicina durante 10 días son los antibióticos de elección. Adicionalmente la rifaximina está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos para tratar los pacientes con SII cuando la diarrea es el síntoma predominante, su administración es por vía oral tres veces al día, durante 14 días. Los pacientes que experimentan una recurrencia de los síntomas pueden ser tratados de nuevo hasta dos veces con un curso de tratamiento de 14 días.

El tratamiento del SII debe ser individualizado, se deben tener en cuenta factores como la dieta, el estilo de vida y los fármacos. Tradicionalmente esta enfermedad ha sido asociada al estrés y esto sigue siendo un factor predisponente de varias enfermedades, no obstante, cada día es más evidente que el estrés por si solo NO es la causa del SII, pero si empeora los síntomas.  El estrés estimula la liberación ACTH, una hormona encargada de aumentar la liberación de cortisol a la sangre, esto se traduce en aumento de la velocidad del vaciamiento del colon (Diarrea), disminución de la motilidad gástrica (Los alimentos permanecen mas tiempo en el estómago, llenura y falta de apetito), y disminución de la motilidad intestinal (Estasis del contenido intestinal y crecimiento excesivo de bacterias). El estrés impacta directamente el funcionamiento intestinal haciendo más severos los síntomas relacionados al SII.

 

¿ Y la dieta ?

La dieta sigue siendo muy importante, lo recomendado son los alimentos fáciles de digerir, que no dejen residuos y que no puedan ser utilizados por las bacterias. Evite el uso de edulcorantes: fructosa, manitol, sorbitol, sucralosa (Splenda), lactosa (Leche) y lactulosa.  La glucosa, la sacarosa y el aspartame se pueden consumir.  En general limite al máximo el consumo de azucares.

Evite el uso de alimentos altos en residuos, ya que son difíciles de digerir y son utilizados por las bacterias para producir gas y por lo tanto producen distensión: frijóles, lentejas, garbanzos, soya, leche, algunos quesos y yogures.

  1. Tome por lo menos  8 vasos de agua al día, esto ayuda a la motilidad intestinal.
  2. Puede consumir carne, pescado, pollo, huevos que son fuente de proteínas.
  3. Las papas, el arroz y el pan contienen carbohidratos fáciles de absorber y no alcanzan a ser utilizados por las bacterias.
  4. Las frutas se deben consumir con moderación, mejor las frescas que las secas, recuerde que contienen fructosa un azúcar difícil de digerir.

Consuma vegetales frescos sin almidón, los cocinados o al vapor son más fáciles de digerir, los vegetales crudos o muy abundantes dejan muchos residuos que son utilizados por las bacterias. Evite los lácteos, sobre todo la leche, contiene lactosa un azúcar que no es fácil de absorber y es fermentado por las bacterias produciendo gas y distensión, se puede reemplazar por bebidas deslactosadas, no la reemplace por soya, esta tiene carbohidratos complejos que no se pueden absorber. Limite al máximo en consumo de refrescos y café y en general consuma la menos cantidad de azucares.

 

Conclusión

En conclusión, el SII es el diagnóstico gastrointestinal más frecuente, afecta el 7 -25% de la población mundial, su causa sigue siendo desconocida, la infección intestinal por crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado es cada vez mas importante en el origen de los síntomas y las alteraciones del funcionamiento intestinal de estos pacientes, el uso de antibióticos para su tratamiento es cada vez más generalizado, aunque su manejo debe ser individualizado.  El estrés, la dieta y las modificaciones del estilo de vida siguen siendo parte del manejo integral de estos pacientes.

 

  1.  El concepto de gravedad en el síndrome del intestino irritable es clínicamente reconocido y operativo en la toma de decisiones de diagnóstico y planificación del tratamiento.
  2.  Existen conceptos idiosincráticos no siempre apegados a la definición. Los datos del SII en Colombia son limitados, no obstante, hay que pensar en determinantes psicosociales y su asociación con otras causas para lograr un manejo y cuidado clínico adecuados.
  3. Los factores como la dieta, el estilo de vida saludable y el adecuado manejo farmacológico proporcionan una mayor contribución al bienestar del paciente.

 

Bibliografía

Canavan Caroline, West Joe, Card Timothy. The epidemiology of irritable bowel síndrome. Clinical Epidemiology 2014; 6.
Chey William D, Kurlander Jacob, Eswaran Shanti. Irritable Bowel Syndrome. A Clinical Review. JAMA 2015;313(9): 949-958.
Pimentel Mark. Lembo Anthony. Rifaximin Therapy for Patients with Irritable Bowel Syndrome without Constpation. N Engl J Med 2011;364: 22-32.
Pimentel Mark. Una nueva solución para el Síndrome de Colon Irritable. Las bacterias, el eslabón perdido en el tratamiento del síndrome del colon irritable. Director del Programa de motilidad intestinal de centro medico Cedars-Sinai, Los Angeles CA , 2005.

 

Solicite aquí su examen de test de aliento
http://www.worldcoffeeproducersforum.com/wp-content/uploads/2016/11/float-register-1.png